.
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

Significado y origen del nombre Pehuajó:
En cuanto a la etimología de la palabra Pehuajó, en lengua Guaraní significa Estero Profundo Cenagoso. Estero se le dice a un sitio cenagoso, de aguas perennes, estancadas, dónde la vegetación y el lodo forman una masa pegajosa que es imposible transitar. Las más famosos son; el de la Provincia de Santiago del Estero y el de Bellaco en el Paraguay. La anterior traducción se halla en el “Manual o vocabulario de la lengua Pampa y Guaraní, para uso de los oficiales del ejército”, por el teniente coronel Federico Barbará. Consultado en una oportunidad sobre este tema el Doctor M.J. Mantilla, como conocedor de la lengua Guaraní, por intermedio del poeta Victoriano E. Montes, se expidió diciendo que, en Corrientes se escribe y pronuncia Peguahó, aunque los diccionarios guaraníes no la traen. Descomponiendo la palabra se obtiene la interpretación: “PE, chato, aplanado, GUA, (abreviado HUGUA) fondo; HO, ida, ir, pasar, Traducción literal: Fondo plano que se va. (Movedizo, inestable).

Origen del nombre:
A la márgen izquierda del caudaloso río Paraná, en el límite entre Corrientes y Paraguay, a unos 5 kilómetros del “Paso de la Patria”, se encuentra un arroyuelo que lleva el nombre de Pehuajó.
Este arroyo, fue el sitio donde se libró la sangrienta lucha el 31 de enero de 1866, frente a un cuerpo del Ejército paraguayo, en la Provincia de Corrientes.
Cuando el enemigo ocupaba territorio argentino, partió la 2da. División "Buenos Aires" al mando del Coronel Emilio Conesa, para desalojarlo.
El Dr. Dardo Rocha pertenecía al 5º Batallón cuyo Comandante era Carlos Keen. En el curso del combate, Rocha salvó su vida gracias a que el Capitán Calderón de Chivilcoy le cedió su caballo, ya que el suyo lo había matado una bala de cañón. Además, debió asumir el mando al resultar herido el Comandante Keen.
El Dr. Dardo Rocha fundo Pehuajó siendo gobernador de la Provincia de Buenos Aires (un año después de fundar La Plata). Rocha bautizó la nueva colonia con ese nombre en memoria de esta batalla librada a orillas del Arroyuelo.


Simbología del Escudo Oficial del Partido:
El escudo del Partido de Pehuajó fue creado por el artista plastico pehuajense Jorge González. El escudo de Pehuajó se encuentra dividido en dos grandes partes.
Una inferior de color verde que significa la inmensidad de la Pampa, y en donde se representa un símbolo pujante como lo fue la flor de la manzanilla en el centro. En los laterales se observan tres ondulaciones cuyo significado esta inspirado en las lagunas “la Sal” y “la Rocha”, nombres con que se denominaron los espejos de agua que se encontraban en las cercanías a las tierras donde se fundó el pueblo de Pehuajó.
En la parte superior y de color celeste, representa una vez más la inmensidad de la Pampa y en el centro el gaucho-jinete montado en el caballo.
Coronando la estructura rectangular se observa un sol con diecinueve rayos, que representan la cantidad en la cual se encuentra dividida la nomenclatura de nuestro distrito.


Simbología de la Bandera Oficial del Partido de Pehuajó:
La bandera creación de la bandera del partido fue elegida mediante concurso el 13 de Junio de 2007. El concurso fue ganado por Martín Barzola. La bandera esta compuesta por dos campos fundamentales:
Campo 1: Se extrajeron elementos y/o referentes relevantes del Escudo del Partido de Pehuajó.
El elemento “Sol” se lo asocia con la luz, la vida, y la calidez, esto permitió lograr que se connote el ideal de un futuro limpio y esperanzador.
El elemento “Manzanilla” y su refuerzo cromático, se los utilizó para representar la producción, el campo y el trabajo, aquellos referentes que hacen a un fuerte potencial de crecimiento como ciudad.
Campo 2: En este sector se logra sintetizar de manera simple y concisa el concepto fundamental que refuerza el slogan del Concurso “El Orgullo de ser Pehuajense”.
Se utilizaron figuras humanas que a modo de círculo, representan el concepto “unión”. Las palas están integradas entre estas figuras fundamentales y aquellas manos de hombres y mujeres movilizadas por un objetivo en común, constituyen nuestro orgullo.
Este campo simboliza y representa “La Noche de las Palas”, se le llamo de esta manera a la noche del 3 de abril de 1987, momento en el cual la ciudad se encontraba asediada por las aguas de la inundación, la cual fue una pueblada autoconvocada que denoto en forma explicita que, en un pueblo unido todo es posible. Y también denota el concepto de unión, la cual fue muy importante en esos momentos tristes e impensados.
La conjunción de todos los elementos en una figura geométrica en el centro del campo, hacen una forma pregnante y de gran impacto visual, de comunicación coherente, y que se sostendrá en el tiempo.

Antecedentes legales de la Fundación de Pehuajó: La ley del 16 de agosto de 1871, decía: “Resérvese de la venta ordenada, lotes de 16 leguas cuadradas cada uno, con destino a la fundación de pueblos y ejidos en los parajes que designe el P.E. y que se registran por ley especial. El P.E. fijará oportunamente la ubicación de estas reservas.
De acuerdo con esta ley el P.E. resolvió, por decreto la fecha 24 de Noviembre de 1871, (gobernador Castro) reservar en el partido de 9 de julio las 16 leguas que acuerda la citada ley.
Por decreto del 25 de febrero de 1881 se ordena al Departamento de Ingenieros, dividir en lotes de 10 cuadras de frente por igual de fondo, los terrenos reservados en el partido de 9 de Julio, paraje “Las Mellizas”, para la formación de una colonia agrícola y de acuerdo con una solicitud presentada por varios vecinos. “Las Mellizas” se denominaba esas dos lagunas llamadas Rocha y La Sal.
Por un decreto de 14 de diciembre de 1882 se nombra al agrimensor Palacios para que estudie los terrenos conocidos por “Las Mellizas” y proyecte la fundación de un pueblo, remitiendo el plano al P.E.
Un decreto del 3 de julio de 1883 aprueba el plano para la parcelación de solares, quintas y chacras y nombra al agrimensor José A. Palacios para su ejecución. En la misma fecha, otro decreto, acuerda un año de plazo a los 26 pobladores que allí se nombra, fundando la colonia sobre la base de estos agraciados con chacras de 100 cuadras y concediendo solo 50 cuadras a los demás ocupantes existentes y los que quieran poblar campos sujetándose a las condiciones establecidas en el mencionado decreto.
Un decreto dictado el 17 de octubre de 1884 nombra en comisión para la adjudicación de lotes, al comisario inspector de policía Paulino Amarante y los vecinos Antonio Iturriza y Luis Portillo. Por otro decreto de la misma fecha se comisiona al inspector Amarante para que inspeccione la colonia y desaloje a todos aquellos ocupantes que lo fuesen con posterioridad al decreto de julio 3 de 1883, y que no tuviese el permiso de la comisión en documento por escrito e impidiéndole toda nueva ocupación sin ese requisito y dando cuenta inmediatamente al P.E.
La ley del 19 de Julio de 1887 autoriza al P.E para vender en remate público los terrenos de chachas pertenecientes al Estado que se encuentren dentro de los ejidos de los pueblos mandados a crear, o cuya creación se autorice en adelante, acordando plazos o afectándolos previamente. En cuanto a solares y quintas serán vendidos por las comisiones municipales.
Un decreto del 18 de octubre de 1887 declara cesante la comisión nombrada el 17 de octubre de 1884.
Un decreto del 16 de agosto de 1888 dispone que por no haber libros de las concesiones acordadas y no existiendo constancia de las tierras del ejido de Pehuajó que hubieran salido del dominio del fisco y debiendo ser vendidas en remate publico las que se hallaran actualmente libres, todos los pobladores ocupantes de quintas, chacras y solares, presentaran en la oficina de tierras públicas sus correspondientes comprobantes a efecto de conocerlas. Este decreto era un golpe de gracia para más de quinientos o quizás seiscientos pobladores a quienes las comisiones nombradas no había dado boletas, y los que las tenían no había cumplido las condiciones exigidas, por lo cual les correspondía salir a remate. Era una verdadera catástrofe para esta localidad, por lo que llamó la atención del senador Rafael José Hernández, vecino desde varios años, quien preparó un proyecto tendiente a evitar se hiciera en Pehuajó lo que se hizo en Bolívar y Trenque Lauquen: dejar el 95% de los pobladores en la miseria. Consultando con el Gobernador Paz, ejerciendo su influencia de senador en pro de los intereses de la localidad, Hernández consiguió que el gobierno nombrase un comisionado prudente y honorable para tan delicada misión. Con tales ideas el 19 de septiembre del 1888 se dictó un decreto disponiendo que “siendo condición indispensable para que pueda otorgarse la escritura de propiedad a los ocupantes, que hayan dado cumplimiento a las obligaciones de población y cultivos, comisionase al oficial mayor de tierras públicas para que se trasladándose a Pehuajó, proceda a levantar un censo de las tierras que estuviesen cultivadas con expresión de la clase de población y cultivos que tengan y finalmente que "los agraciados del articulo Nº 1, del decreto del 3 de julio de 1883, que no hubiesen satisfecho el precio de sus lotes, lo verificaran dentro de los 15 días, bajo apercibimiento de dejar sin efecto la concesión”. Como la pobreza era entonces tan general, este decreto, en resumen equivalía a anular casi todas las concesiones y despojar a los pobladores del fruto de su trabajo y hacer ilusorias y frustradas las ricas esperanzas de su porvenir.
Solamente una elección feliz del comisionado podía amortiguar el mal y no pudiendo desempeñar el nombrado, se procuró reemplazarlo con un joven de carácter recto y buen corazón. El oficial 1º de Obras Públicas Adolfo Bayma, pero tampoco pudo ocupar el cargo . En virtud de esto se propuso en su reemplazo a su colega profesional el Agrimensor Philip, quien se traslado a Pehuajó, pero tampoco pudo cumplir su cometido, pues al hacer el censo, resultaba que casi ninguno de los pobladores había cumplido completamente, porque era imposible materialmente cumplir las condiciones de población y cultivo en la extensión requerida y los ocupantes se agruparon en protesta airada, forzándolo a Philip a retirarse con sus ayudantes. Ninguna razón asistía realmente a los protestantes; pero reiterando instancias al Gobernador Paz siempre dispuesto a producir un bien y servir a sus paisanos es deber confesar, en obsequio a la verdad, que en estas circunstancias se mostró especialmente decidido a favor de nuestro vecindario, secundado por su ilustrado ministro el Dr. Gonnet, y al amparo de tan benévolas disposiciones se convino y fue forzoso aceptara Hernández en compañía del honorable Nicolás Robbio, la comisión de adjudicar discrecionalmente los lotes a quienes ellos creyeran que había cumplido conforme a los documentos que quedan relatados. Si esta comisión se hubiera ajustado estrictamente a ellos, ni diez pobladores hubieran salvado su concesión, pero en vista de que era imposible cultivar tanto terreno, que todos eran tan pobres, conquistadores del desierto, que carecían de elementos y hasta de mercado para sus productos, pues el tren llegaba hasta 9 de julio, procedieron con las más equitativa liberalidad y a todos los pobladores les dieron tierras en proporción a sus haberes familiares.
Las tierras fueron entregadas casi gratis, pues se les aplicó la Ley de Ejidos de 1870, que fijaba veinte pesos con ochenta centavos m/c por hectárea. Más costaba la escritura que las chacras. Cerca de un mes trabajó diariamente esta comisión, sin otros gastos que 1000 pesos m/c y afirmó los derechos de propiedad de 570 pobladores, pues no dejó uno solo, por más pobre y desvalido que fuese, sin ser dueño de un bien raíz razonable. Como contraposición de esto debemos citar lo que paso en Trenque Lauquen y Bolívar. Allí los derechos de pobladores entraron a martillo contra la especulación, las chacras se vendieron en remate público pagándose desde 30 hasta 56 pesos m/c la hectárea, y los desvalidos pobladores que no podían pagar tales exageradas sumas, tuvieron que abandonar o quemar sus casas, sembrados y arbolados.
La comisión de Pehuajó elevó al gobierno un extenso informe explicando la resolución en casos dudosos, y como no se produjo ni una sola protesta, ni un reclamo justificado que no fuese bien atendido, el gobierno aprobó lo hecho y fue completada muy pronto la obra, nombrando, la propuesta del mismo senador Hernández, al escribano Antonio Sebastián Rodríguez para hacer las escrituras.
En 1889, quedó sellada la iniciativa del progreso local con la rápida ejecución de la línea férrea desde 9 de Julio hasta Trenque Lauquen. En esta obra realizada por el Directorio del Ferrocarril, actuaron eficaz y activamente, no exentos de compromisos y responsabilidades serias, el Presidente del Directorio D. Carlos Arias, y los secretarios Emilio Mitre y Vedia, Hernández, Sáenz Peña, Amadeo y los demás miembros. En una sesión se sanciono la obra; se pidieron por telégrafo los materiales a Europa, y se ordenó al personal dar comienzo a los terraplenes.Fue una verdadera embestida de progreso para esta región.

Creación del Partido y establecimiento de Limites:
La Ley del 13 de agosto de 1889 autoriza “la creación del partido de Pehuajó en el interior de la jurisdicción actual de 9 de Julio”.
El artículo 2º dispone que los límites del nuevo partido serán los mismos que separan el partido de 9 de Julio de Trenque Lauquen, Lincoln, Guaminí y Bolívar. La línea de demarcación entre los partidos de 9 de Julio y Pehuajó será determinada de acuerdo con el nuevo registro gráfico entre las propiedades de don José Maggi, Manuel Canessa, Tomás y Juan Bellocq, Gutiérrez y Moritan, Juan y José Drysdale, Ramón y Ricardo Wright que pertenecerán a la jurisdicción de Pehuajó, y las propiedades de Carabassa, José Tajes, Pastor y Pablo Dorrego, Enrique Bouquet y Claudio Martín que continuaran formando parte de la jurisdicción de 9 de Julio.
El Artículo 4º dice que Pehuajó pertenecerá a la misma jurisdicción judicial y electoral que 9 de Julio. Por una Ley del 10 de enero de 1908 declara a Pehuajó ciudad.


Rafael Hérnandez:
Nacio el 1º de Septiembre de 1840 en la Chacra Pueyrredón, partido de San Martín, Provincia de Buenos Aires. Sus padres fueron D. Pedro Pascual Rafael Hernández n. el 24 de Septiembre de 1815, y Da. Isabel Pueyrredón Caamaño (1813-1843), hija de D. José Cipriano Pueyrredón y de Da. Manuela Caamaño.
“Descendiendo por línea paterna de distinguido abolengo español y por línea materna de tronco americano formado en 1769 por una hija de emigrado irlandés O'Doggan nacida en el país, unida en matrimonio con el francés Pueyrredón”.
Es el menor de tres hermanos: Magdalena, José y Rafael.
Desde chicos sufrieron las tendencias políticas antagónicas de su familia: Federales los Hernández y Unitarios los Pueyrredón. En 1840 Rosas persigue a los Unitarios, entre ellos a D. Mariano Pueyrredón, cuñado de Da. Isabel. Es tradición familiar oír que un día a la tardecita un fornido mulatón a caballo, simulando una gran borrachera, rondaba la Chacra de los Pueyrredón, anticipando a los dueños la cercanía de la Mazorca, diciendo con ademán de degüello:
“No se va a salvar ni esta”, mientras señalaba a la pequeña Magdalena. Era el asistente de Juan José H, jefe de la caballería rosista.
Su madre muere el 11 de Julio de 1843, quedando al cuidado de su abuelo D. José Gregorio Hernández Plata, en las temporadas en que el padre debía viajar por cuestiones de trabajo. Al amparo de su padre es donde los hermanos Hernández empiezan a conocer la vida del gaucho.
Su padre muere el 5 de Junio de 1857, ) en un campo de la zona de Baradero, cuando un fulminante rayo alcanza a su progenitor. Rafael debe volver a Buenos Aires a terminar sus estudios en el colegio Republicano Federal y luego la universidad donde se recibe de Agrimensor Nacional. Crece entre los hermanos un amor sólido, un gran respeto y admiración mutua que se prolonga por el resto de sus vidas, eran inseparables; prueba de esto se lee en el Martín Fierro:

“me han contado que el mayor / nunca dejaba a su hermano...”

Durante la difícil época de enfrentamientos entre unitarios y federales deben trasladarse a Paraná. Se incorporan como oficiales al ejército de la Confederación y son destinados (ambos hermanos) al batallón comando por el Coronel Eusebio Palma, donde D. Rafael Hernández fue abanderado. Lucha ferozmente en la batalla de Cepeda (1859), luego en la batalla de Pavón salvando milagrosamente la vida. Combate sus ideales fuertemente desde sus artículos periodísticos, D. Rafael Hernández tiene una tendencia natural por las letras y de ahí su copiosa producción.
Es político y guerrero, se traslada a la Banda Oriental para ayudar a sus hermanos uruguayos quienes lo necesitan. En 1864 lucha en Paysandú bajo el grado de Capitán, donde D. Rafael Hernández es el único de la guarnición que no cae prisionero, se libra de ser asesinado, pero herido de bala de cañón en una pierna logra con sus conocimientos de baquiano burlar la vigilancia del enemigo y llegar a la Isla Argentina de Caridad. Ahí lo encuentra José, quien había salido en su busca junto a su amigo D. Carlos Guido y Spano, prodigándoles los cuidados necesarios para que se reponga. La batalla de Paysandú y el perder amigos tan queridos lo marcó tanto que su escudo representa los seiscientos efectivos que lucharon siendo él el único sobreviviente.
De puño y letra se encuentra el siguiente escrito: “En esta lista, que es quizá perfecta, no se halla el Capitán Rafael Hernández, único de la guarnición que no cayó prisionero a pesar de estar herido. No quiso rendirse y Dios protegió su resolución.” (Díaz, Antonio. Historia Política y Militar de las Repúblicas del Plata. Montevideo 1878. Tomo XL. pág.140).
Por su trabajo de Agrimensor y el destierro político que sufren recorren el interior del país varios años, adquiriendo conocimientos y recogiendo impresiones del estado político y social de la población.
Todo la experiencia que recoge D. Rafael lo plasmará su hermano José en el Martín Fierro, junto a la suya, demostrando nuevamente la verdadera unión que había entre ellos.
Era tan entrañable y tan fuerte la amistad que tenía con su hermano D. José, que se sintió dolido cuando al leer su poema encontró este verso:

“Su esperanza no la cifren nunca en corazón alguno
en el mayor infortunio pon tu confianza en Dios
de los hombres en ninguno o en uno jamás en dos...”

D. Rafael, recalcándole su estrecha relación fraternal, le hace modificar ese verso quedando definitivamente:

“... de los hombres sólo en uno con gran precaución en dos...”

Se casa en el año 1870 en Buenos Aires con Da. Anselma Serantes Pita (hija de D. Teodoro Serantes Arístegui, hacendado en la provincia de Buenos Aires y de Da. Nicolasa Pita Bellido), muriendo pocos años después, dejando a D. Rafael, Da. Carmen, Da. Magdalena, Da. Sarah Anselma, Da. Pastora, Da. Inés, Da. Celia y D. Ricardo (quién murió siendo pequeño). D. Rafael cuida y educa a sus hijos, sin descuidar a los de su hermano D. José mientras dura su nuevo destierro político y aún después de su muerte. Cuando Buenos Aires es azotada por la fiebre amarilla envía a su familia a la Chacra Pueyrredón y se queda a aprestar sus servicios. Recibe por el pueblo la Cruz de Hierro y la Medalla de Oro de la municipalidad en gratitud a su ayuda. D. Rafael es nombrado en calidad de Agrimensor Nacional, Vocal del Departamento de Ingenieros de la provincia y encargado de la sección de Catastro y Geodesia del mismo departamento.
Mantiene una constante actividad creadora, el 30 de Abril de 1887 se incorpora, D. Rafael Hernández, al Senado de la Provincia y es nombrado presidente de la Municipalidad del barrio de Belgrano a cuyo progreso se dedica con generoso esfuerzo. Es el primer periodista de la zona y funda entre otros periódicos: “El progreso de Belgrano”. Fue quien junto a su hermano, donara la manzana del mercado; con la condición que se destinara la mitad para el mercado y la otra a la plaza: actual Plaza Noruega. No hay proyecto importante que no lleve su firma y del que sea portavoz. Sus ideas avanzadas, su afán de progreso son defendidas con sus palabras cálidas y seguras. Fue Diputado Nacional, elegido el 3 de Mayo de 1875, ejerciendo hasta 1877. Al mismo tiempo forma parte del Directorio del Ferrocarril Oeste, perteneciente a la provincia y en poco tiempo se ejecuta la línea férrea desde 9 de Julio a Trenque-Lauquen; realizado con capital argentino.
En 1878 traza San Carlos de Bolívar.
En 1888, funda “Nueva Plata”, partido de Pehuajó (conocido como pago hernandiano), en homenaje a su hermano José quien muere el 21 de Octubre de 1886 en sus brazos, sufriendo un ataque de diabetes. Es allí donde tuvo su Estancia “El Tatá”.
En 1891 termina su primera Senaduría y es reelecto hasta 1893.Su obra cultural máxima la manifiesta con la Fundación de la Universidad de La Plata. “La Universidad es la representación genuina y legítima del Espíritu de independencia y libertad.”
Como escritor Rafael Hernández canta opinando, lo vemos en la cantidad y calidad de sus obras, su oratoria y discursos son idiomáticamente pulcros y medidos. Escribió mucho pero la mayoría son artículos periodísticos, también en prosa y verso. Mus”,“Armonías Industriales” y muchos más de diversos temas. “Justicia criminal”, de Rafael Hernández demuestra la realidad del Martín Fierro y que la situación denunciada por su canto heroico continúa hasta nuestros días. El mismo nos dice:
“Por asimilación, si no por cuna,
soy hijo de gaucho, hermano de gaucho
y he sido gaucho ”.

Monumento Nacional al Martín Fierro:
La idea de un monumento a José Hernández fue sustentada e impulsada por el profesor Osvaldo Gugliermino. A mediados de 1968 se firma un contrato con el escultor Chacho Waks (oriundo de Henderson), especialista en temas indo-gauchescos. Fue inaugurado el 10 de noviembre de 1972 año en que se celebraba el centenario de la aparición del "el gaucho Martín Fierro", poema de José Hernández plasmó la esencia de lo nacional. El monumento tuvo carácter nacional y Pehuajó fue declarado Pago Hernandiano. Es el único en el país dedicado a Martín Fierro y en él a su autor. Serían cinco figuras en total, la central y mas alta era una figura ecuestre colocada en un pedestal que representaba a Fierro en el momento que es llevado a la frontera a pelear contra los indios. De las cuatro figuras restantes, sólo tres se terminaron debido al fallecimiento del escultor. Martín Fierro y su guitarra, el Fierro que en el fortín espera en vano la paga del gobierno y el matrero con "facón" en mano se enfrenta a la policía. La que nunca llegó a esculpirse era la de la amistad, la de Fierro con el sargento Cruz. El 13 de abril de 1993, un tornado abatió la ciudad destruyendo la figura central, la del gaucho a caballo imposible de recuperar.

Manuelita:
Entre los dos accesos a la Ciudad, a la vera de la Ruta Nacional Nº5 en el Km 365,500.
En Homenaje a la tortuga que inmortalizo la Sra María Elena Walsh en su canción "Manuelita La Tortuga. se encuentra la escultura de "Manuelita la tortuga" que identifica a Pehuajó y es el atractivo de los niños y la familia. En torno a su imagen se tejen numerosas historias sobre su llegada a la Ciudad. Lo cierto es que esta tierna figura es la parada obligada de cualquier viajero que atraviesa el Partido de Pehuajó por esa vía de comunicación. En tal sentido, la zona aledaña se encuentra parquizada para comodidad de los visitantes. En el mes de Octubre se realiza la semana de Manuelita, un evento que convoca a visitantes de todo el país con actividades recreativas y espectáculos para niños